(Actualizado 4/10/2020)

DISCURSO OFRENDA A NUESTRA SEÑORA DEL PILAR 2020

 

Madre y Señora Nuestra, en este año tan difícil para todos nosotros, no hemos querido faltar en el día de tu onomástica, como veras no somos tan numerosos como otros años, pero te aseguro que el corazón de todos y cada uno de tus Ángeles Verdes están presentes en esta pequeña representación, muchos y de todos los rincones de España y Portugal hubieran querido estar hoy aquí, pero estas circunstancias que nos toca vivir, aconsejan ser prudentes y sensatos.

 

Señora y Madre Nuestra: Al estar fundada esta Asociación por antiguos componentes de la Guardia Civil, por tradición y como no podía ser de otra forma, en nuestros estatutos fuiste proclamada Patrona de la Asociación a fin de que Tú amor maternal nos protegiera.

 

Un año más, tus siervos de la Asociación Motorista Ángeles Verdes, nos postramos ante Ti, Madre y Señora Nuestra, a fin de darte gracias por tu protección ante los peligros de la carretera.

Reina de los Cielos y Faro de la Cristiandad, venimos a rogarte por nuestros socios, presentes y ausente, por sus familias y de manera muy especial por los Ángeles Verdes que son ejemplo de fortaleza y fe, al enfrentarse a la enfermedad con resignación cristiana y por todos aquellos que ya no están con nosotros.

 

Señora, te suplicamos, por todos aquellos hombres y mujeres de uniforme que a lo largo de la historia ofrecieron su vida en cumplimiento del deber y fieles al juramento que un día rubricaron con su beso a la bandera, En particular a los 339 componentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que, a lo largo de sus más de 50 años, dejaron su vida en el asfalto, dejándonos su ejemplo del compromiso de servicio a los demás, pasando a prestar servicio permanente y eterno como auténticos Ángeles Verdes. Y de manera muy destacada por los últimos fallecidos en acto de servicio componentes del Sector de Tráfico de Aragón.

 

Protege a España y Portugal, cuida de nuestros familiares y amigos, ilumina las mentes de los investigadores a fin de obtener pronto remedio a esta pandemia, cuida del personal sanitario y protégeles Señora, al igual que a todos los que con riesgo de su propia vida luchan en primera línea contra la enfermedad.

 

Vuelve tus ojos misericordiosos ante esta humanidad que impotente contempla la pérdida de tantos seres humanos.

 

Alivia el dolor de los familiares que han perdido un ser querido por la pandemia. Señora protege y conforta a los enfermos y danos fortaleza a todos en momentos tan críticos.

 

Y, por último, devuelve la fe a los que la perdieron, calma las iras, aleja el odio de los corazones y protege a España y Portugal en estos difíciles momentos

AMEN

 

0